Aunque no podemos decir en cual hotel pero es increíble ver como las chicas se ponen cachondas al llegar, al parecer las sabanas las ponen cachondas y en lugar de dormir se masturban un buen rato sin saber nunca que las estamos espiando en su propia habitación.